Blog de ideas

Que es la ignorancia, para mí?

 

En mi opinión creo que.

Y de otra forma no me sería posible comenzar un comentario que lleva como título la ignorancia, ya que si comenzara con una afirmación rotunda caería dentro de mi propia ignorancia sobre el tema que se debe comentar, ya que no tengo ni idea que es la ignorancia, simplemente una vaga idea de lo que significa.

Y podría ser exactamente eso la ignorancia, hablar de manera rotunda sobre “algo” que no sabes. Pero quien no lo ha hecho?

Los diseñadores, y en primer lugar yo hablamos sin conocimiento de causa, y en muchas ocasiones parece ser que tengamos la receta de la sopa de ajo y además la vendemos sin escrúpulos. Eso es éticamente correcto? No, pero Porqué lo hacemos? Pues a mi parecer exactamente por eso, porque somos ignorantes en el tema que “supuestamente hemos solucionado”. Y uno mismo no se puede preguntar aquello que ignora o mejor dicho que no sabe.

 

Ahora bien si explicas a otra persona todo aquello en lo que estás trabajando pongamos como ejemplo (ya que soy de modalidad de interiores) diseñar un bar,

Pues comenzaría realizando aquello que sé hacer, una buena distribución, planos exactos i exhaustivos, fotomontajes etc. todo aquello que se realizar para hacer un buen proyecto.

El día de la presentación le explico al gerente como quiero la barra. Y le digo que todas las botellas deben estar a la vista del usuario justamente detrás del camarero. Y es aquí cuando una persona que supuestamente “pongamos por caso” que no tiene ni idea de planos ni de cotas ni nada referente a la distribución de espacios, me pregunta.., y las copas de cava que son más altas y delicadas donde van? ¿Y los basos de tubo para las noches que son más utilizados? Y la caja registradora está muy cerca del público,¿ no me la van abrir?

Y es justamente aquí donde yo misma ignoro que responder porqué no tengo ni idea sobre el tema por mucho que sepa realizar planos increíbles y fotomontajes deslumbrantes. Y es en ese momento cuando me doy cuenta que he intentado convencer de algo que ignoro yo misma.

Pero porqué lo ignoro, justamente porqué previamente no me han avisado o no he analizado que hay ciertas cosas a tener en cuenta, en la distribución de la barra. Al igual que un niño si no le enseñas hacer la cama correctamente por mucho que se lo digas cada mañana, que se la debe hacer, si nadie la he explicado cómo se hace. ¿Como la va hacer?

De esta manera no debemos dar por cierto, aquellas primicias que tenemos como fijas e inamovibles, la mágica frase “yo pensaba que..”. ¿Cuántos errores ha supuesto esta magnífica frase?. Podríamos decir que esta expresión es una de las madres del descubrimiento de la ignorancia. Hasta que no te preguntas esto no sabes que tú eres ignorante sobre el tema.

Una de las grandes brillanteces que tienen los niños es que son conscientes de que no saben (con lo cual no es que sean ignorantes), escuchan y retienen y es de esta manera después de saber que no saben pueden aprender de ello. No como los adultos “que pensamos que” sabemos, (con lo cuál somos ignorantes) y de tanto en tanto deberíamos parar, escuchar, y retener, toda aquella información que podamos recoger sea por libros o personas que no ignoren el tema.

Porqué para no ser ignorante tienes que saber previamente que no sabes.

Y ahora después de haber escrito este texto me estoy dando cuenta de un montón de fallos que he realizado y que estoy realizando cada día en mis proyectos, y supuestamente según los pasos que creo que se deben tomar, para no ser ignorante, debería preguntar y analizar a aquella gente a la que van dirigidos mis proyectos, todo aquello “que doy por cierto e irrebatible” “porque tal vez no es cierto” ya que no se nada de casi todos los proyectos y usuarios a la que van dirigidos mis proyectos.

 

Esta reflexión biene inspirada de la entrevista que se le realiza al pensador Jacques Rancière, sobre su libro "El maestro ignorante".

La teoría del pedagogo francés provocó una revolución en el rígido universo de la educación europea: “Quien enseña sin emancipar embrutece”, predicaba Joseph Jacotot. Todo hombre, todo niño, postulaba, tiene la capacidad de instruirse solo, sin maestro. El papel del docente debe limitarse a dirigir o mantener la atención del alumno. Jacotot proscribía a los maestros “explicadores” y proclamaba como base de su doctrina ciertas máximas paradójicas con las que se ganó virulentas críticas: todas las inteligencias son iguales. Quien quiere puede. Es posible enseñar lo que se ignora. Todo existe en todo. leer más

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Gentilkhan (sábado, 02 julio 2011 12:14)

    Appali! Qui serà aquesta noia tant bonica!? No ho sé però li envio un super mega petó per si a cas! ;]

SHEILA BERMUDEZ

sheilabll@hotmail.com

ANDREA SOTO

andreasoga@gmail.com